SOCIAL

FESTEJO – Eventos sociales: Así serán las celebraciones en la nueva normalidad



La pandemia por coronavi­rus detuvo las celebraciones. Con la desesca­lada se aclara el panorama que conduce a la nueva nor­malidad y la industria local de organización de eventos está preparada para enfren­tar el reto. Bodas, cumplea­ños, bautizos o despedidas, tendrán que acoplarse a al­gunas alternativas creativas que respondan a un nivel de complicidad sin riesgos de salud.

Todos deseamos volver a celebrar los momentos especiales, pero debemos adaptarnos a una realidad distinta y hacerlo de forma segura, así lo plantea As­hley Alemany, CEO de Dis­deco, empresa certificada en protocolo de bioseguri­dad con estándares interna­cionales y parte de la Aso­ciación de Bodas y Eventos de República Dominicana (Aberd),

“El término evento bouti­que es el más apropiado a la situación actual. Se refiere a una cantidad de invitados limitada entre 10 y 50 per­sonas, en un área del doble de esta capacidad para ga­rantizar el distanciamiento físico. Preferible un espacio abierto como jardín, playa o terraza”, dice Alemany.

Para la experta el plani­ficador de eventos debe es­tablecer sus propias reglas según las necesidades, pe­ro con base en las líneas ge­nerales. “La mascarilla y el lavado de manos o uso de gel antibacterial son de vital importancia, tanto para los invitados como para el per­sonal de apoyo. Un evento será exitoso en la medida que se cumpla con la segu­ridad sanitaria. Cada em­presa debe educar a sus co­laboradores. Nosotros por ejemplo, exigimos que las damas lleven el pelo recogi­do y se haga un cambio de ropa y calzado antes de te­ner acceso al espacio donde se realizará el festejo”.

Apuesta por un entorno saludable
La organización debe ga­rantizar los suministros adecuados de artículos que propicien la higiene como jabón, agua, desin­fectante de manos, toallas de papel, etc. en lugares es­tratégicos.

Es útil, además, elabo­rar un cronograma pa­ra aumentar las tareas de limpieza de rutina duran­te el encuentro, y limitar la cantidad de personas que ingresan al baño por vez para propiciar el distancia­miento.

La asignación de asientos en la mesa requiere un me­tro de distancia y preferible segmentar por familias. La cubertería y cristalería de­ben protegerse con espe­cial atención, de colocarse sobre las mesas utilizar un empaque sellado.

Las copas pueden llevar un cobertor con las iniciales de los no­vios, si se trata de una bo­da o una impresión acorde al estilo del encuentro. En cuanto a las flores se acon­seja que lleguen listas al aforo para evita la manipu­lación y ahorrar tiempo en el montaje.

“Las servilletas y manteles de tela pueden seguir siendo parte de los detalles, siem­pre que estemos seguros de su previa desinfección con los métodos adecuados”, di­ce la especialista en eventos y wedding planner.

Actividades que han tenido que reinventarse
Alemany sostiene el mane­jo de alimentos y bebidas requiere mayor cuidado. “Lo ideal es elegir el servicio plateado, pero si la opción a conveniencia es estilo bu­fé debe ser asistido por un camarero con un constante cambio de pinzas para ser­vir y establecer un estricto orden para evitar aglomera­ciones”.

Por un buen tiempo debe­mos olvidar toda actividad en grupo, lo que empuja a una reinvención de la popu­lar ‘hora loca’. Para sustituir este espacio la propuesta es dinámicas tipo show o mini espectáculos donde los invi­tados no se motiven a jun­tarse. El espacio del baile de­be ser solo para los novios o diseñar diferentes tarimas distribuidas.

¿Desaparecerán las invitaciones de papel?
La experta dice que se pue­den continuar usando con el debido cuidado sanitario y coexistir con la comunica­ción digital que es una exce­lente aliada, sobre todo pa­ra el ‘save the date’.