La iniciativa de Jaime Porres que está ayudando a miles de familias

Esta horrible pandemia está afectando también de una forma económica a muchas familias mexicanas y el empresario Jaime Porres ha creado una iniciativa para ayudar a solventar esta situación. Se trata de una campaña de entrega de despensas con productos de primera necesidad para las familias más afectadas económicamente. El Grupo Porres (qué preside el señor Jaime Porres) es el grupo empresarial que se encarga de la manufacturación de estas despensas, añadiendo en estas varios de sus productos.  

El Grupo Porres está conformado por nueve compañías dedicadas a diversos sectores de la economía mexicana. Las empresas que forman tal conjunto son el Grupo Pecuario San Antonio, Alpesur, Grupo Azucarero Porres, Café Industrializados de Veracruz, Compañía Marítima Mexicana, Grupo Automotriz Porres, Operación y Logística Carretera, Serrop y Verficentros. Jaime Porres ha querido que todas las empresas de su grupo colaboren en esta iniciativa. El resultado ha sido extraordinario y el esfuerzo de todos los trabajadores ha demostrado la solidaridad de cada uno de ellos.  

Los datos en México son alarmantes, y es que el 60% de los trabajos provienen de la economía informal que viven al día. Una situación muy compleja que puede empobrecer a muchas familias. Por ese motivo, se decidió crear estas despensas para así remediar lo máximo este momento de ahogo económico. Una solución que ayudará a frenar este impacto y cubrir los mínimos básicos para la subsistencia. El contenido de dos despensas equivale a un mes de alimento para una familia de cuatro integrantes. Esta aportación se ha convertido en el resguardo de muchas personas en una situación de riesgo de exclusión. Cada despensa pesa unos 13 kilogramos y contiene los siguientes productos: 2 kilogramos de frijoles, 2 kilogramos de arroz, 2 kilogramos de azúcar dulcinea, 3 latas de atún, 1 paquete de papel higiénico con 4 rollos, 1 litro de aceite, 2 litros de leche, 180 gramos de café soluble Cafiver, 1 paquete de galletas María, 400 gramos de avena, 4 bolsas de pasta de 200 gramos cada una, 1 kilogramo de sal y 500 gramos de lentejas. 

Jaime Porres, junto a un equipo de nutricionistas, ha sido el encargado de seleccionar los alimentos para que la despensa tenga la mejor proporción nutricional, que no haya escasez de proteínas ni de minerales. Es fundamental que los niños no caigan en una situación de malnutrición, esta ha sido una de las prioridades en todo momento.  

Cada despensa ha sido cuidadosamente empacada en una caja con los logos de las empresas colaboradoras. Además, dentro de cada caja se incluye un boletín informativo con mensajes y fotografías para los beneficiarios. Estas despensas también quieren mejorar el estado anímico de estas personas. Los momentos de sufrimiento e incertidumbre son inevitables, pero gestos como los de Jaime Porres son una luz al final de este túnel. 

La forma de repartición de las despensas ha demostrado ser muy efectiva. Y es que se trata de un sistema en el que cada trabajador del Grupo Porres elije a tres familias para ser apadrinados por ellos. El requisito de estas familias era que alguno de sus miembros haya perdido su empleo. [Salto de ajuste de texto]Cada trabajador rellenaba una solicitud para así identificar a la familia y llevar la despensa personalmente a las casas de los beneficiados y tomar una foto para así evidenciar la entrega.  

Este sistema ha sido un diferenciador importante, ya que las entregas están personalizadas casi al 100%, algo que valora muy positivamente Jaime Porres. Una iniciativa que dignifica este proyecto, ya que no se trata sólo de una actividad asistencialista de entregar despensas, sino que se apadrinan familias durante tres meses. 

La meta de Jaime Porres es entregar 35.000 despensas. Una cifra que ya están alcanzando, puesto a día de hoy son 20.851 las despensas entregadas. Un gran número en un tiempo récord. 

Y es que los trabajadores se han volcado completamente en esta iniciativa, más de 3.000 están colaborando en este proyecto. Gracias a su esfuerzo, muchas familias reciben a tiempo esta ayuda vital. A fecha de hoy, son 7.350 las familias beneficiadas a través de sus padrinos. Esto supone que muchas personas puedan comer durante tres meses. Personas sin recursos que están sufriendo esta situación de una forma traumática y gracias a iniciativas como la Jaime Porres, pueden tener un respiro. La humanidad que han demostrado todos los colaboradores es digna de mención, ya que su ayuda ha sido completamente desinteresada y altruista. 

En cada ronda se entregan 11. 500 despensas, de estas, 10.774 provienen del programa de apadrinamiento de familias. El resto se entregan a través de la familia, de agrupaciones cañeras, de parroquias, asilos de ancianos, casas hogares, ayuntamientos, gremio de meseros, caddies que no están trabajando por alguna condición vulnerable, etc. Gracias a todos estos colectivos, esta iniciativa está saliendo hacia delante.  

La pandemia del Covid19 está siendo devastadora, pero también está sirviendo para unir esfuerzos y para demostrar que en momentos así, existe la solidaridad. La labor del Grupo Porres es un ejemplo de humanidad, de integridad y de altruismo. Un momento duro para México y para el mundo, pero con iniciativas así, conseguiremos solventar esta dura situación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *