El mariachi llora de impotencia ante la crisis, Alejandro Fernández se va en lágrimas



El mariachi canta sus penas y llora ante la crisis económica que viven sus músicos y compositores en México, a causa del coronavirus. Al cantante Alejandro Fermández esto le rompe el corazón y no pudo evitar las lágrimas al detallar la difícil situación que atraviesan sus compatriotas por la pandemia.

Durante una transmisión en su canal de YouTube, el intérprete de canciones como “Me dedique a perderte” y “Hoy tengo ganas de ti” mostró su cara más triste ante los estragos del Covid-19: “Perdón, pero ver a los mariachis afuera de la calle tocando gratis…”.

Sobre el tema abundó: “Si nosotros los cantantes la estamos pasando mal, imagínate los músicos; no tienen trabajo y están parados totalmente. Es muy triste cómo lo están pasando, de verdad me rompe el corazón”.

El artista, una de los más renombradas figuras del mariachi mexicano, se refirió al tema en medio de la transmisión del programa “Uforia Hangout Sessions con Raúl Brindis”.

“De repente me dan ataques de ansiedad, desesperación y no ha sido nada fácil, pensamos que no iba a durar tanto tiempo. Hemos estado trabajando, no en el escenario, pero sí con colaboraciones y cosas así (…), me vino a partir la madre, porque estaba feliz con la gira más importante en mi carrera: Hecho en México”, manifestó.

En otros temas, dijo que durante la cuarentena volvió a la talla de cuando era jovencito y ha tenido que ajustar sus trajes de charro: “Los ajusto, son los mismos, porque los acababa de mandar a hacer y ya me quedan gigantes, por eso tienen que venir a mi casa para volver ponerlos bien. Soy talla 30, y presumo que desde que tenía 18 años, no tenía esa medida”. En tono de broma añadió: “Ojalá que Alex (su hijo) pudiera tener ese cuerpo”.

El cantante, de 49 años, detalló que su rutina comienza despertándose temprano, “hacer ejercicio, meditar y cuidar la alimentación. Me cuido toda la semana, y los fines de semana, pero me doy mis permisitos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *